lunes, 19 de marzo de 2012

Caminos torcidos.


Nuestras almas separadas
por la distancia
el silencio orada nuestros
cuerpos.
¡ Qué loca ilusión querernos,
como nos queremos!
Todo lo tuerce el destino,
tu camino y el mío
torcidos.
Me piensas y te pienso
lloro y lloras este designio.
El silencio nos atraviesa
más no llega el olvido.
Qué tristeza saber que seguimos
siendo unidos
y aunque no pueda tenerte
sigo contigo
como tú sigues siendo mío.

Suyai 2012

3 comentarios:

  1. Es un bello poema en el que salta la frustración de no poder vivir intensamente el amor; la distancia nos tortura en estos casos.
    Saludos desde Suecia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida María Liberona, tenía perdido mi blogs,ya lo he recuperado.
    Gracias por venir y sentirte identificada

    ResponderEliminar