martes, 9 de noviembre de 2010

Allá


Allá donde mis penas se cubran de olvido

allá irán mis lágrimas,

para que no las veas ,

y te sientas herido.


Mis ojos cansados de llorar

dejaran perlas en el camino,

por si alguna vez pudieras por allí pasar

y no te des cuenta de lo que he sufrido.


Así como la brisa viene y se va

así dejaré mis versos por ti vertidos,

para que en cada flor silvestre que observes

veas la belleza sin olvido.


Las huellas que he dejado

borradas serán por el sol y el viento

no habrá vestigio alguno

que pueda causarte sufrimiento.



Allá donde se esconde el sol

allá irán mis latidos,

será el mar y el cielo azul

mudos testigos del amor que te he tenido.


Suyai copyright 2010 Chile.

2 comentarios:

  1. Que maravilloso poema, muy bien escrito...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasar por este camino de luz para mi, esperando que también lo haya sido para ti.

    ResponderEliminar